Esta es una reflexión donde Neil Vélez hace un llamado a los cristianos a asumir el compromiso que tenemos como bautizados, quiere invitarnos a Dios, a descubrir que hay que levantarse en pos de Jesús, para servirle como realmente él nos pide.