El Papa Francisco ha ordenado detener la práctica de la eutanasia, que se implementó en los 15 centros psiquiátricos, dirigidos por la comunidad religiosa de orden pontífice de los hermanos de la caridad, en Bélgica.

Desde el mes de mayo de este año, se aprobó en dichos centros esta opción para los pacientes psiquiátricos, en los cuales a través del nombre de “cuidados complementarios” es válido que puedan escoger entre la vida o la eutanasia.

El Sumo pontífice a través del Dicasterio vaticano para la Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, recordó que la eutanasia es un proceso que va en contra del don de la vida, y dio como plazo máximo para suspender el presente mes de agosto.

El superior general de la congregación Hermano René Stockman, integrante de la junta directiva de la organización belga, ha señalado que la junta deberá firmar una carta conjunta en la cual manifiesten que “apoyan plenamente la visión del magisterio de la Iglesia Católica, que siempre ha confirmado que la vida humana debe ser respetada y protegida en términos absolutos, desde el momento de la concepción hasta su fin natural”.

El General había solicitado una intervención en contra de esta práctica en el vaticano, mostrando desde un comienzo su oposición a dicha práctica, y aseguró que los integrantes que no firmen se enfrentarán a las sanciones correspondientes.