Hoy en día, muchas personas están acostumbradas a esperar que las cosas le lleguen, favores, ante las necesidades que tienen. También hay personas que están en una zona de confort, en las que solo ven pasar la realidad de muchos sin, estirar la mano para ayudar al que está caído, personas que se han acostumbrado a ver el dolor, sin que pase nada dentro de sus corazones. Debemos tener cuidado si estamos cayendo en ese círculo de personas, creo que hoy en día y más con las distintas realidades, nuestro corazón debe inquietarse y ser movido por la situación que pasa nuestro hermano.

Los corazones de todos deben sentir y ‘actuar’, no solo hay que ver la realidad, y hacer comentarios ante lo que pasa, las acciones pueden ayudar a las personas: Un abrazo, una caricia, compartir el pan, compartir una prenda, sentarse a escuchar, algo sencillo, pero que puede transformar el corazón, llenar un rostro de alegría, o simplemente calmar el hambre y dar abrigo. Esas personas son las que necesitamos en Colombia, personas dispuestas a tener un corazón grande y puro.

El Padre Rafael García Herreros decía en una de sus frases que ya es conocida por muchos ‘Que nadie se quede sin servir’. Esto es un llamado a ser parte de una sociedad que está en movimiento por los demás, en la construcción de un lugar en el que todos se brindan ayuda, todo esto para alguno puede sonar fantasioso, pero es al punto al que se debe llegar. Con todo esto no quiero decir que no hay personas que no ayudan, claro que hay muchas, el problema es que no nos dejamos contagiar.

Otro aspecto importante, es el dar con amor, y sin esperar recibir nada a cambio, esta es la mejor actitud que se puede tener. En algún momento le escuchaba decir a mi abuelo, que los favores que uno hace se deben olvidar. Pero aquellos que te hacen a ti, jamás debes olvidarlos, porque te han servido para arreglar un asunto. Que bueno tener un corazón dispuesto y libre al momento de dar y actuar.

La Emisora Minuto de Dios, en sus treinta años ha estado al servicio de las personas, les ha brindado un espacio en el que pueden encontrar a Dios, les ha brindado diferentes encuentros, en los que muchos han sido transformados, y sobre todo está; día y noche llevando y replicando el mensaje de Jesús. Es un medio de evangelización que se ha sostenido por la gracia de Dios y claro por la ayuda de muchos colombianos que han dado su grano de arena, han prestado sus manos para seguir construyendo esta gran obra.

Esta emisora ha sido bendecida por todos los que la escuchamos y vemos su contenido web, hoy de manera especial, queremos invitarlos a que sus corazones se inquieten para brindarnos un poco de ayuda, necesitamos seguir trabajando con esta obra, por ello, queremos pedirles que sus corazones se inquieten por brindarnos la mano, que nos ayuden a construir y actuar, no queremos quedarnos solo con palabras, sino actuando, con obras de evangelización, creando contenidos, programas, retiros, para que muchos corazones sean llenos del amor del dueño de la vida, así que esperamos nos ayuden con tu donación. Bendiciones.