El rezo del Santo Rosario surgió aproximadamente en el año 800 en los monasterios, como Salterio de los laicos. Los monjes rezaban los 150 salmos a los laicos, quienes en su mayoría no sabían leer y se les enseñó a rezar 150 Padres nuestros. Al pasar el tiempo, se formaron otros tres salterios con 150 Aves Marías, 150 alabanzas en honor de Jesús y 150 alabanzas en honor de María.

En 1365 se hizo una combinación de los cuatro salterios, dividiendo las 150 Aves Marías en 15 decenas y poniendo un Padre nuestro al inicio de cada una de ellas. En 1500 se estableció en cada decena la meditación de un hecho de la vida de Jesús acompañado de María y  fue así como surgió el actual Rosario de quince misterios.

La palabra Rosario significa 'Corona de Rosas'. La Virgen María ha revelado que cada vez que se reza un Ave María, le entregan una rosa y por cada Rosario completo le entregan una corona de rosas. El Rosario es la rosa de todas las devociones, es decir, una de las más importantes, entendiendo que la rosa es la reina de las flores.

El Santo Rosario es considerado como la oración perfecta porque rezándolo se contempla la vida de Jesús por medio de María, en cada misterio, por eso meditamos los misterios gozosos, dolorosos, gloriososy luminosos. El rosario es una oración simple y humilde como María. Es una oración que podemos hacer con ella y en la que la invitamos a que rece por nosotros. La Virgen siempre intercede por nosotros para que nos sea concedido todo lo que pedimos. Ella se une a nuestra oración y por lo mismo, es más poderosa, porque María recibe lo que le pedimos y lo pide a su hijo, así Él nunca dice no a lo que su madre le pide. En cada una de sus apariciones, invita a rezar el Rosario, como un arma poderosa en contra del maligno, para traer la verdadera paz.

El Rosario está compuesto de dos elementos: oración mental y oración verbal.

En el Santo Rosario la oración mental es la meditación sobre los principales hechos de la vida, muerte y gloria de Jesucristo acompañado por su Santísima Madre.

La oración verbal consiste en recitar el Rosario completo, cinco decenas del Ave María, cada decena encabezada por un Padre Nuestro, mientras meditamos sobre los misterios del Rosario.

La Santa Iglesia recibió el Rosario en su forma actual en el año 1214 de una forma milagrosa: cuando la Virgen se apareciera a Santo Domingo y se lo entregara como un arma poderosa para la conversión de los herejes y otros pecadores de esos tiempos. Desde entonces su devoción se propagó rápidamente alrededor del mundo con increíbles y milagrosos resultados.

La Virgen María hizo 15 promesas a quienes rezara el Santo Rosario

1. Aquellos que recen con enorme fe el Rosario recibirán gracias especiales.

2. Prometo mi protección y las gracias más grandes a aquellos que recen el Rosario.

3. El Rosario es un arma poderosa para no ir al infierno: destruye los vicios, disminuye los pecados y nos defiende de las herejías.

4. Se otorgará la virtud y las buenas obras abundarán, se otorgará la piedad de Dios para las almas, rescatará a los corazones de la gente de su amor terrenal y vanidades, los elevará en su deseo por las cosas eternas. Las mismas almas se santificarán por este medio.

5. El alma que se encomiende a mí en el Rosario no perecerá.

6. Quien rece el Rosario devotamente y lleve los misterios como testimonio de vida no conocerá la desdicha. Dios no lo castigará en su justicia, no tendrá una muerte violenta y si es justo, permanecerá en la gracia de Dios y tendrá la recompensa de la vida eterna.

7. Aquel que sea verdadero devoto del Rosario no perecerá sin los Sagrados Sacramentos.

8. Aquellos que recen con mucha fe el Santo Rosario en vida, en la hora de su muerte encontrarán la luz de Dios y la plenitud de su gracia, en la hora de la muerte participarán en el paraíso por los méritos de los Santos.

9. Libraré del purgatorio a quienes recen el Rosario devotamente.

10. Los niños devotos al Rosario merecerán un alto grado de Gloria en el cielo.

11. Obtendrán todo lo que me pidan mediante el Rosario.

12. Aquellos que propaguen el Rosario serán asistidos por mí en sus necesidades.

13. Mi hijo me ha concedido que todo aquel que se encomiende a mí al rezar el Rosario tendrá como intercesores a toda la corte celestial en vida y a la hora de la muerte.

14. Son mis niños aquellos que recitan el Rosario, hermanos y hermanas de mi único hijo, Jesús.

15. La devoción a mi Rosario es una gran señal de profecía.

¿Cómo se reza el Santo Rosario?  

1. Se hace la señal de la Santa Cruz y luego recitar el Credo.

2. En la primera cuenta grande recitar un Padre Nuestro.

3. En cada una de las tres siguientes cuentas pequeñas recitar un Ave María.

4. Recitar un Gloria antes de primer misterio.

5. Anunciar el primer Misterio del Rosario de ese día y recitar un Padre Nuestro en la siguiente cuenta grande.

6. En cada una de las diez siguientes cuentas pequeñas (una decena) se recita un Ave María mientras se reflexiona en el misterio.

7. Recitar un Gloria después de los diez Ave Marías. También se puede rezar la oración de Fátima.

8. Cada una de las siguientes decenas es recitada de la misma manera: anunciando el correspondiente misterio, recitando un Padre Nuestro, diez Ave Marías y un Gloria mientras se medita en el misterio.

9. Cuando se ha concluido el quinto misterio, se reza el Salve Reina y se hacen las letanías lauretanas.

¿Cuándo se instituyo la fiesta del mes del rosario?

Los cristianos vencieron a los turcos en la batalla naval de Lepanto, el 7 de octubre de 1571. Los cristianos sabían que si perdían esta batalla su religión podía peligrar y por esta razón confiaron en la ayuda de Dios, a través de la intercesión de la Santísima Virgen.

El Papa San Pío V pidió a los cristianos rezar el rosario con gran devoción por aquellos que hacían parte de la flota. En Roma estaba el Papa atendiendo algunos asuntos cuando de pronto se levantó y anunció que la flota cristiana había salido victoriosa. Ordenó que tocaran las campanas y una procesión. Días más tarde llegaron los mensajeros con la noticia oficial del triunfo cristiano y posteriormente se instituyó la fiesta de Nuestra Señora de las Victorias el 7 de octubre.

Un año más tarde, Gregorio XIII cambió el nombre de la fiesta por el de Nuestra Señora del Rosario y decidió que se debía celebrar el primer domingo de Octubre, es decir, el día en que se había ganado la batalla. Actualmente se celebra la fiesta del Rosario el 7 de Octubre y algunos dominicos siguen celebrándola el primer domingo del mes.

En este mes del rosario de invitamos a que te unas a rezar el rosario con nosotros todos los días, encuentra los misterios de cada día aquí