Comentarios del teólogo Fabio Espinosa a las lecturas de:

Hechos de los Apóstoles 7, 51-8,1
Salmo 30
Del santo Evangelio según san Juan 6, 30-35

La liturgia de la Iglesia nos pide seguir profundizando en el texto de los hechos de los apóstoles, que corresponde al testimonio de Esteban, quien da testimonio de Jesús con su propia vida. EL libro de los Hechos presenta la vida de los discípulos que vienen detrás de los apóstoles, un calco de lo mismo que hizo Jesús, así como Jesús, Esteban hace una oración en el momento de su muerte, marcada con las mismas palabras, pero ¿Qué muestra esta oración?

1.            Muestra en qué consiste creer en Jesús: asumir el mismo estilo de vida de Jesús, el mismo pensamiento, el mismo sentimiento, los del Padre, en eso consiste ser discípulo de Jesús, dar testimonio de Él. Hoy tenemos muy en desuso la palabra testimonio, acompañamos la proclamación del kerigma con la palabra testimonio, contando las maravillas que Dios ha hecho en nuestras vidas, pero poco asumimos como testimonio lo que en nosotros va siendo un reflejo de Jesús mismo, de eso muy poco hablamos y en el texto de Hechos en eso consiste el testimonio, el reflejo de Jesús en nosotros.

2.            La oración de Esteban al igual que la de Jesús es de confianza: Esteban muestra su gran certeza así como Jesús, la de la proximidad del Padre, Jesús es el Yo Soy, El que está, así nos lo ha manifestado Jesús en el mismo Evangelio de hoy, Él es el Emmanuel, el Dios con nosotros, por eso Esteban hace esta oración de confianza, sabe que Él es el Señor de la historia y dirá la última Palabra sobre su vida. La oración muestra la confianza en la presencia de Jesús.

3.            Con esta oración se nos muestra cómo Esteban convierte el lugar de su martirio en un lugar de perdón, propicio para experimentar la misericordia de Dios, Jesús y él con los demás discípulos han hecho de su vida un cántico de la bondad del Padre. Lo que está diciendo Esteban es, amo, perdono a los que me odian, bendigo y deseo el bien a los que me quieren hacer el mal, ese es Esteban, el hombre de la propuesta de la cultura de la misericordia. Muy profundo esto, vemos  a Esteban haciendo eco de la misericordia tal y como lo muestra el Evangelio, se evidencia en el martirio de Esteban, que él ha hecho realidad la invitación y la propuesta de Jesús, de hacer creíble al Padre comportándonos como Él.

En el Evangelio de Juan estamos leyendo el discurso del pan de vida, se da en un encuentro que Jesús tiene con las multitudes que lo siguen; muestra la sed de las multitudes en la búsqueda de Jesús, de sus acciones y Palabras.

Jesús les dice que parecen como pollitos, piando detrás de la gallina sólo por la comida que les da. Los trata con mucha ternura y le pide a las multitudes que lo sigan sin condiciones. Las multitudes le exigen que haga los prodigios de Moisés en el Éxodo, Jesús les dice “Yo los quiero llevar a una vida con sentido”, una vida que los llene de plenitud y felicidad. Pero la vida de las multitudes es efímera, buscando afanosamente satisfacciones pasajeros, ajenos a todo lo que no sea el propio interés, sin pensar mucho en los compromisos, pensando sólo en el instante, buscando sólo la autoafirmación de su ego, cayendo en un abismo donde no se consigue nada, comprar una cosa y otra, vivir una experiencia y otra, eso es lo de las multitudes. Jesús nos hace una propuesta con sentido ¿Por qué no asumen lo que viene de Dios? Una vida que satisface realmente, que llena el vacío de la nostalgia, que te hace sentir pleno, grande, capaz, útil, servicial, Jesús nos propone a las multitudes la vida de Dios: dar sin medida, ser dadivosos, perdonar sin medida, hacer el bien sin medida, ser expertos en hacer el bien, en amar al extremo, eso es lo de la vida que Jesús propone. Dice Jesús, llenarán sus hambres, llenarán así su sed.

La única forma de lograr la vida que viene de Dios es configurando la vida de cada uno con la de Jesús, convenciéndonos de que nuestras vidas valen la pena ser vividas si están unidas, adheridas, configuradas con la de Jesús, dejar de hacer nuestra vida a nuestro amaño y seguirla haciendo como Jesús, una vida que da plenitud que quita las ansias, que quita la sed y los vacíos.

Alabado sea, Jesucristo!!!#‎YoSoyMD

 

 

 

 

 

 

 

 

 
  • 1
  • 2
  • 3

.: Publicidad :.

Emisora Minuto de Dios Medellín 1.230 A.M
Calle 56 Bolivia # 41-57
Tel. 4481230

Centro de Formación Católico Tierra Nueva
Circular 4ta # 70-79 Laureles