Es común que por estos días encontremos numerosos artículos en internet sobre tips que acompañan los grandes propósitos de un nuevo año: hacer deporte, ahorrar, viajar, entre otros.

Y por eso hemos querido sacar estos consejos espirituales que lo lleven a diferenciar un creyente de una persona supersticiosa.

1. Una persona espiritual se enfoca en las metas y no en los resultados.

Todos los seres humanos tenemos metas y sueños por cumplir pero en la mayoría de los casos estos se quedan tan sólo en simples deseos. Enfocarse en la meta significa ponerse en camino para crear hábitos que se vuelvan verdaderas acciones para lograr lo que se quiere. No siempre las cosas pueden salir como se esperan pero con seguridad los espirituales saben que si fracasan ya tienen un camino aprendido que los hará ponerse en pié y seguir avanzando.

2. Una persona espiritual cree y trabaja en un futuro mejor.

Cuando se inicia un año, es común que las personas presten atención a lo que les depara el futuro en relación al amor, la salud y la prosperidad.  Los espirituales trabajan en el día a día en sus buenas obras para ir construyendo un mañana mejor, siendo conscientes de las bendiciones que Dios les tiene preparadas.

3. Una persona espiritual es apasionada.

Estamos en la era del confort donde la gente confunde la felicidad con la frivolidad del momento. Las personas espirituales se distinguen porque no huyen de las dificultades, sino que saben que cuando éstas llegan tienen la fortaleza para superarlas y salir victoriosas de ellas, nunca se enfocan en los problemas sino en las soluciones, esto las hace ser apasionadas e influir positivamente sobre los demás.

4. Una persona espiritual se da cuenta de las necesidades del otro.

La era de la información  ha llevado paradójicamente a que las distancias estén a un "clic" pero a un aislamiento del otro. Es el tiempo de querer ser escuchados pero no estar dispuestos a escuchar. Una persona espiritual sale de sí misma a ejemplo de Dios que salió de su misterio para salvar al hombre, asumiendo su propia naturaleza en la persona de Jesús que a imagen suya mostró el rostro humano del Padre interesándose en las necesidades humanas y conduciendo a los enfermos, pecadores, tristes y pobres a estados de dignificación recordándoles que son hijos.

Esta época es el tiempo para mirar eso que nos falta para salir de nosotros mismos y convertirnos en verdaderos hermanos.

Que estos consejos despierten en ustedes una real conciencia espiritual

Feliz  y bendecido año para todos.

 

 

  • 1
  • 2

.: Publicidad :.

Emisora Minuto de Dios Medellín 1.230 A.M
Calle 56 Bolivia # 41-57
Tel. 4481230

Centro de Formación Católico Tierra Nueva
Circular 4ta # 70-79 Laureles