EL HOMBRE ES “CAPAZ” DE DIOS II

3 El hombre: Con su apertura a la verdad y a la belleza, con su sentido del bien moral, con su libertad y la voz de su conciencia, con su aspiración al infinito y a la dicha, el hombre se interroga sobre la existencia de Dios. En todo esto se perciben signos de su alma espiritual. La "semilla de eternidad que lleva en sí, al ser irreductible a la sola materia" (GS 18,1; cf. 14,2), su alma, no puede tener origen más que en Dios.

Leer más
Compartir

El hombre es “capaz” de Dios

29 Pero esta "unión íntima y vital con Dios" (GS 19,1) puede ser olvidada, desconocida e incluso rechazada explícitamente por el hombre. Tales actitudes pueden tener orígenes muy diversos (cf.GS 19-21): la rebelión contra el mal en el mundo, la ignorancia o la indiferencia religiosas, los afanes del mundo y de las riquezas (cf. Mt 13,22), el mal ejemplo de los creyentes, las corrientes del pensamiento hostiles a la religión, y finalmente esa actitud del hombre pecador que, por miedo, se oculta de Dios (cf. Gn 3,8-10) y huye ante su llamada (cf. Jon 1,3).

Leer más
Compartir

LA PROFESIÓN DE LA FE

PRIMERA SECCIÓN 
«CREO»-«CREEMOS»

26 Cuando profesamos nuestra fe, comenzamos diciendo: "Creo" o "Creemos". Antes de exponer la fe de la Iglesia tal como es confesada en el Credo, celebrada en la Liturgia, vivida en la práctica de los mandamientos y en la oración, nos preguntamos qué significa "creer". La fe es la respuesta del hombre a Dios que se revela y se entrega a él, dando al mismo tiempo una luz sobreabundante al hombre que busca el sentido último de su vida. Por ello consideramos primeramente esta búsqueda del hombre (capítulo primero), a continuación la Revelación divina, por la cual Dios viene al encuentro del hombre (capítulo segundo), y finalmente la respuesta de la fe (capítulo tercero).

Leer más
Compartir

Fin y destinatarios de este Catecismo

1 Este catecismo tiene por fin presentar una exposición orgánica y sintética de los contenidos esenciales y fundamentales de la doctrina católica, tanto sobre la fe como sobre la moral, a la luz del Concilio Vaticano II y del conjunto de la Tradición de la Iglesia. Sus fuentes principales son la sagrada Escritura, los santos Padres, la Liturgia y el Magisterio de la Iglesia. Está destinado a servir "como un punto de referencia para los catecismos o compendios que sean compuestos en los diversos países" (Sínodo de los Obispos 1985, Relación final II, B, a, 4).

12 El presente catecismo está destinado principalmente a los responsables de la catequesis: en primer lugar a los Obispos, en cuanto doctores de la fe y pastores de la Iglesia. Les es ofrecido como instrumento para la realización de su tarea de enseñar al Pueblo de Dios. A través de los Obispos, se dirige a los redactores de catecismos, a los sacerdotes y a los catequistas. Será también de útil lectura para todos los demás fieles cristianos.

Leer más
Compartir

II. Transmitir la fe: la catequesis

4  Muy pronto se llamó catequesis al conjunto de los esfuerzos realizados en la Iglesia para hacer discípulos, para ayudar a los hombres a creer que Jesús es el Hijo de Dios a fin de que,creyendo ésto, tengan la vida en su nombre, y para educarlos e instruirlos en esta vida y construir así el Cuerpo de Cristo (cf. Juan Pablo II, Catechesi tradendae [CT] 1).

5  "La catequesis es una educación en la fe de los niños, de los jóvenes y adultos, que comprende especialmente una enseñanza de la doctrina cristiana, dada generalmente de modo orgánico y sistemático con miras a iniciarlos en la plenitud de la vida cristiana" (CT 18).

Leer más
Compartir

ESCUCHAR A DIOS

Por Jader Igirio, Eudista

 

El día se pasa con una rapidez incomprensible, mucha gente anda con prisa tratando de hacer varias cosas al mismo tiempo y es muy difícil que se detenga para escuchar la voz de Dios que instruye en el interior y hace comprender la existencia con miradas diferentes.

En la Biblia la palabra escuchar no solo se entiende como oír o percibir un sonido, sino que también hace referencia a prestar atención, comprender, examinar, por lo tanto, escuchar a Dios es también detenerse un momento, prestar atención a lo que Él dice, comprender lo dicho y examinar la vida a partir de lo escuchado. 

Leer más
Compartir

EL SEÑOR NUNCA TE FALLA

Por Jader Igirio, eudista

 

La palabra ayudar en la biblia expresa generalmente el sentido de un apoyo con vistas a un combate, así lo experimenta el salmista cuando el ejército sale a luchar y se da cuenta de que sus fuerzas no son suficientes para enfrentar la batalla, entonces comprende que necesita de una fuerza superior: Esperamos anhelantes al Señor, él es nuestra ayuda y nuestro escudo (Sal 33,20).

Lo mismo pasa en nuestra vida, cada día salimos a luchar, a dar la pelea frente a todas las situaciones que se nos presentan como problemas para alcanzar lo que nos hemos propuesto, pero las fuerzas parece que se acaban y se agotan los ánimos para continuar guerreando, es ahí cuando Dios viene en nuestra ayuda y nos hace victoriosos en el combate. 

Leer más
Compartir

AMAR CON GENEROSIDAD

Por  Jader Igirio, eudista.

El Apóstol Pablo comprende a la comunidad de los seguidores de Cristo como una familia, esto lo expresa con total claridad: Así que entonces hagamos bien a todos según tengamos oportunidad, y especialmente a los de la familia de la fe (Gal 6,10). Pablo busca que esta familia de la fe viva en armonía, esto es algo que lo llena profundamente de alegría, por eso les propone tres aspectos en los que deben permanecer unidos: Llénenme de alegría viviendo todos en armonía, unidos por un mismo amor, por un mismo espíritu y por un mismo propósito (Fil 2,2). 

Leer más
Compartir

SUELTE EL CELULAR Y HABLE CON EL OTRO.

Por: Jader Igirio, Eudista.

 

En este día te propongo que reflexionemos a partir de la invitación  que el Papa nos hace en su documento la Alegría del Evangelio a superar las relaciones interpersonales que están solo mediadas por los aparatos sofisticados, las pantallas y sistemas que se pueden encender y apagar a voluntad. Es necesario salir de la privacidad cómoda, para generar relaciones donde las personas puedan tener auténticos encuentros entre ellas. 

Leer más
Compartir

CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA

PRÓLOGO

"PADRE, esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero y a tu enviado Jesucristo" (Jn 17,3). "Dios, nuestro Salvador... quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad" (1Tm 2,3-4). "No hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres por el que nosotros debamos salvarnos" (Hch 4,12), sino el nombre de Jesús.

Leer más
Compartir