Santa Cecilia

En el Trastévere, en la iglesia de Santa Cecilia, se conservan las reliquias de la joven mártir, una santa “que llevaba en el corazón el Evangelio de Cristo y que de día y de noche hablaba con Dios”. De ella se sabe muy poco. Fue martirizada en Roma en el Siglo III, como lo narran…

Leer más
Compartir

Cristo Rey

Las lecturas que escucharemos hoy proclaman un misterio de fe: Jesucristo es Rey, es el Mesías anunciado y prefigurado en los reyes de Israel, enaltecido y alabado, al que el apóstol nos presenta como Creador y Señor de todo, como el Principio y primogénito, “el primero en todo”; y proclaman una verdad: Jesucristo es Rey, es el Señor de Misericordia que nos escucha, nos perdona y nos salva, por eso es a quien celebramos en este día que concluye el año litúrgico.

Leer más
Compartir

Santa Isabel de Hungría

Santa Isabel, santa "europea", nació en el año 1207, en un contexto social de reciente evangelización. El rey Andrés II de Hungría y su esposa Gertrudis de Merania, fueron sus padres quienes se preocuparon por formarla desde niña con la conciencia de su dignidad de hija adoptiva de Dios, así creció en la corte húngara junto a sus hermanos los príncipes Béla, Colomán y Andrés.

Leer más
Compartir

Zaqueo baja en seguida

Jesús  llegó  a  Jericó  y  comenzó  a  cruzar  la  ciudad.  Resulta  que  había  allí  un hombre llamado Zaqueo, jefe de los recaudadores de impuestos, que era muy rico.  Estaba  tratando  de  ver  quién  era  Jesús,  pero  la  multitud  se  lo  impedía, pues era de baja estatura. Por eso se adelantó corriendo y se subió a un árbol para poder verlo, ya que Jesús iba a pasar por allí. Llegando al lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo: —Zaqueo, baja en seguida. Tengo que quedarme hoy en tu  casa.  Así  que  se  apresuró  a  bajar  y,  muy  contento,  recibió  a  Jesús  en  su casa. Al ver esto, todos empezaron a murmurar: «Ha ido a hospedarse con un pecador.» Pero Zaqueo dijo resueltamente: —Mira, Señor: Ahora mismo voy a dar a los pobres la mitad de mis bienes, y si en algo he defraudado a alguien, le devolveré cuatro veces la cantidad que sea. —Hoy ha llegado la salvación a esta casa —le dijo Jesús—, ya que éste también es hijo de Abraham.

Leer más
Compartir

Dialogando en el claustro “Estamos en manos de Cristo, lo que Él nos pida lo haremos”

El obispo de una lejana diócesis de tierra caliente se pasea, silenciosamente, por el claustro solitario de su palacio episcopal. Este claustro, de columnas de piedra, tiene en el centro una imagen de la Virgen, cubierta de jazmines, y una fuente.

Por la tarde, el agua del surtidor resuena extrañamente melancólica en esta soledad. El obispo, a esta hora vespertina, cuando todos se han ido, repasa las incidencias del día, mientras recita el libro dorado de Vísperas.

Leer más
Compartir

“Ayudemos a descubrir lo esencial con paciencia y humildad”: Papa Francisco

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Dedicamos la catequesis de hoy a una obra de misericordia que todos conocemos muy bien, pero que tal vez no la ponemos en práctica como deberíamos: sufrir con paciencia los defectos del prójimo. Todos somos muy buenos para identificar la presencia de alguno que puede incomodar: sucede cuando encontramos a alguien por la calle, o cuando recibimos una llamada telefónica… Enseguida pensamos: “¿Por cuánto tiempo tendré que escuchar las quejas, los comentarios, los pedidos o las vanaglorias de esta persona?”. A veces, sucede también, que las personas fastidiosas son aquellas que están más cercana de nosotros: entre los familiares hay siempre alguien; en el centro de trabajo no faltan; y ni siquiera en el tiempo libre no estamos eximidos. ¿Qué cosa debemos hacer con las personas fastidiosas? También nosotros muchas veces somos incomodos a los demás. ¿Por qué entre las obras de misericordia ha sido incluida también ésta? ¿Sufrir con paciencia los defectos del prójimo?.

Leer más
Compartir

“La Iglesia mira a toda la humanidad que sufre y que llora; ésta le pertenece por derecho y deber evangélico”: Papa Francisco

Reflexión del Jesuita Guillermo Ortiz

“Pidamos la gracia de no apartar los ojos de Dios que nos mira y del prójimo que nos cuestiona. Abramos nuestros ojos a Dios, purificando la mirada del corazón de las representaciones engañosas”, dijo Francisco en el Jubileo de los sin techo, el último del Año santo de la misericordia.

Leer más
Compartir