¿Quién puede comprender el dolor y el remordimiento? Es demasiado fácil lavarse las manos afirmando que se ha equivocado

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

La vida de Jesús, sobre todo en los tres años de su ministerio público, ha sido un incesante encuentro con las personas. Entre ellas, un lugar especial lo han tenido los enfermos. ¡Cuántas páginas de los Evangelios narran estos encuentros! El paralítico, el ciego, el leproso, el endemoniado, el epiléptico, e innumerables enfermos de todo tipo… Jesús se ha hecho cercano a cada uno de ellos y los ha sanado con su presencia y la potencia de su fuerza sanadora. Por lo tanto, no puede faltar, entre las Obras de misericordia, aquella de visitar y asistir a las personas enfermas.

Leer más
Compartir

Conoce esta historia sobre una fabulosa parroquia: La lejana parroquia

Esta es una lejana parroquia de tierra caliente. Unos cuantos ranchos decrépitos rodean la iglesia de zinc, empañetada de cemento. En la iglesia, se fatigan de pie, perpetuamente, imágenes de santos compradas en un almacén de pacotilla.

Por la única calle de la aldea, transitan de vez en cuando unos burros, arriados por un hombre silencioso. En una casa de paja, hay una tienda donde se venden víveres y algunos remedios caseros. Más allá la escuela mediocre. Todo es pereza, todo es melancolía en esta tierra caliente sin esperanza.

Leer más
Compartir

Mira, ama, camina… El buen samaritano y el nuevo decálogo

Reflexión del Jesuita Juan Bytton

Lc 10, 25-37

El evangelio del domingo nos ubica en el camino, lugar privilegiado de Jesús para enseñar lo esencial de la vida y de la fe. En este camino se encuentran el dolor y la misericordia, el sufrimiento y el consuelo, la petición de ayuda y la respuesta directa. Viendo al hombre muriendo en el suelo, algunos pasan de largo, el sacerdote y el levita, los maestros del culto y de cómo servir a Dios. Se nos dice que pasaban “por casualidad” y por eso siguen de frente, ni siquiera el camino les es familiar. Cuando nos alejamos de la realidad “pasar de largo” se convierte en una actitud natural y cotidiana. Constatamos que la misericordia y la compasión no son espontáneas. Siempre debemos hacer el esfuerzo de detenernos en el camino, de “bajar” de nuestras comodidades para compartir – lo más valioso aún - el tiempo. La cercanía es el único modo de eliminar prejuicios, pues no hay compasión sin cercanía y “no hay humanidad sin compasión” (E. Ronchi).

Leer más
Compartir

Tu palabra me da vida

DADLES VOSOTROS DE COMER

Reflexión de Monseñor Fernando Chica Arellano

DADLES VOSOTROS DE COMER

Del Evangelio de Juan (6, 1-14):

“Después de esto, se fue Jesús a la otra ribera del mar de Galilea, el de Tiberíades, y  mucha gente le seguía porque veían las señales que realizaba en los enfermos. Subió Jesús al monte y se sentó allí en compañía de sus discípulos. Estaba próxima la Pascua, la fiesta de los judíos. Al levantar Jesús los ojos y ver que venía hacia él mucha gente, dice a Felipe: ‘¿Dónde vamos a comprar panes para que coman éstos?’ Se lo decía para probarle, porque él sabía lo que iba a hacer. Felipe le contestó: ‘Doscientos denarios de pan no bastan para que cada uno tome un poco’. Le dice uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro: ‘Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero ¿qué es eso para tantos?’ Dijo Jesús: ‘Haced que se recueste la gente’. Había en el lugar mucha hierba. Se recostaron, pues, los hombres en número de unos cinco mil. Tomó entonces Jesús los panes y, después de dar gracias, los repartió entre los que estaban recostados y lo mismo los peces, todo lo que quisieron. Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: ‘Recoged los trozos sobrantes para que nada se pierda’. Los recogieron, pues, y llenaron doce canastos con los trozos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido".

Leer más
Compartir

Reconocer a Jesús en aquellos que piden ayuda

Comentando un pasaje del Evangelio de San Mateo (25,35-36), el Papa Francisco invitó a reflexionar en las palabras de Jesús: «Estaba de paso, y me alojaron; desnudo, y me vistieron». En nuestro tiempo – afirmó el Obispo de Roma – es todavía actual la obra que se refiere a los forasteros. La crisis económica, los conflictos armados y los cambios climáticos llevan a tantas personas a emigrar. Sin embargo, las migraciones no son un fenómeno nuevo, sino que pertenecen a la historia de la humanidad. Es una falta de memoria histórica – señaló el Papa – pensar que estas sean algo proprio de nuestro tiempo.

Leer más
Compartir

Por medio del servicio Martín entró a lo más alto

Reflexión del jesuita Guillermo Ortiz

Podés contárselo a los chicos, porque su persona es realmente simpática y también las imágenes que lo representan. Hoy tendría en la mano una aspiradora en lugar de la escoba, pero el perro, el gato y el ratón son mucho más que las simples mascotas en los departamentos. Se trata de Martín de Porres, el mulato contemporáneo de santa Rosa de Lima, patrona de América Latina.

Leer más
Compartir

San Carlos Borromeo

Hijo de Gilberto Borromeo y Margarita de Medici, propietarios de las tierras alrededor del Lago Mayor y sobrino del Papa Pío IV, Carlos Borromeo había podido asumir el destino de los hijos segundos de las familias ricas: convertirse en soldado o emprender la carrera eclesiástica para gozar de comodidades y de privilegios. Pero no fue así porque Carlos supo entregarse al sacerdocio con toda su alma y con toda su inmensa fe.

Leer más
Compartir

¿Sientes desolación espíritual?

En nuestra vida acontecen situaciones de tristeza, alegría, nostalgia o desilusión. Estamos bien cuando en nuestra vida nos pasan cosas buenas y alegres pero a veces nos invaden los momentos de desinterés, tedio o aflicción. Nos sentimos como en tinieblas, oscuridad, confusión, que nos lleva a encerrarnos en sí mismos y esto repercute en discusiones, peleas, rencores, a sentirnos no amados por Dios y poco a poco llegamos a no valorarnos a decir que no valemos nada, “no sirvo para nada”, “nadie me quiere”, “nadie me entiende”.

Leer más
Compartir