Servir

Parábola del brazalete

Ayer me llamó una señora, en la mañana, para decirme que vendría a las tres de tarde a visitarme. Y exactamente a las tres llegó. Entró rápida, un poco nerviosa, apenas sí se le veía la cara. Una cara juvenil y bella. Al entrar, me dijo que cerrara la puerta, y cuando estuvimos solo, se…

Leer más
Compartir

Una dosis de amor

Es una historia que había publicado, pero que nuevamente la viví y se me hace necesario expresarla a los que creen en el amor verdadero. El semáforo aun se mantenía en rojo. La tarde estaba tranquila y el aire frío se adentraba por las ventanillas del bus, trayendo consigo el olor de la lluvia. El…

Leer más
Compartir

Ser luz del mundo

La noche estaba cálida. Realizaba los últimos retoques de cierre para disponerme a salir, cuando de repente alguien tocó la puerta. Era una joven esbelta con cabello negro y un vestido azul claro, por mi mente pasaron muchas excusas: “Ya es tarde, no puedo”, “Hoy nos fue mal”, etc. Así que, con un gesto le…

Leer más
Compartir

Zapatos rotos

Al llegar a un lugar rodeado de una espesa selva y de un gran río, que navegamos por siete horas, al fin llegue a un hermoso lugar, de gente amable, sencilla, y cariñosa, alejados de mi realidad y yo de la de ellos. Muchos jóvenes llegaron ayudarnos con algunas cajas y unas cuantas maletas, lo…

Leer más
Compartir