Historias

Agua para lavarnos las manos

A las siete de la noche, en aquella casita campesina, rezaron el rosario, sentados en burdos broncos de madera. Ya el viejo se había fumado en silencio su tabaco, y la señora, con su hija mayor, había lavado los platos de barro cocido. Eran ocho por todos: los dos “viejos” y, ¡seis hijos! Cuatro muchachos…

Leer más
Compartir

El cuento abrumador

Voy a contarles un cuento futurista, incierto, posible y abrumador. Este cuento entra en lo totalmente inimaginable. Su tema es impensable. Sin embargo, ¡ensayemos! Cuando yo muera, cuando usted muera, cuando mueran sus amigos, cuando mueran los hombres, entraremos a una situación absolutamente inimaginable. Entraremos a formar parte del Cuerpo glorioso de Cristo. ¿Cómo es…

Leer más
Compartir

Una extraña obsesión

Había un hombre que sufría de una extraña obsesión: La obsesión de unos ojos que lo perseguían. En todas partes, él veía los ojos con largas pestañas y sombra. Lo demás era borroso. No había figura, sino ojos. Estaba comiendo, y en la pared aparecían los ojos que lo miraban tristes. Esa mirada lo conturbaba…

Leer más
Compartir

El General

“Después de este magnífico triunfo”, decía mi General, rodeado de capitanes y de coroneles, “después de este magnífico triunfo, debemos tomarnos un trago de Whisky”. ¡No es para menos! Mi General había luchado durante siete años en esta gran campaña. Había utilizado aviones y helicópteros. Había gastado millones de pesos, pero no había logrado nada.…

Leer más
Compartir

La señora estaba loca

La señora estaba casi en agonía. La enfermera la miraba con lástima y con pesimismo. El médico entraba cada cuarto de hora a tomarle el pulso, a medirle el ritmo vacilante del corazón. Las hijas, llorosas y elegantes, estaban al lado de la madre. Mientras, los hijos, en el corredor, fumaban en silencio. De un…

Leer más
Compartir