Historias

El minero

El minero va todos los días en silencio. A nadie ama, en nadie piensa, sino sólo en su propia mina de oro, en su mina de esperanzas. Su abuelo le aseguró que la veta era opulenta y su padre se lo juró también: Pero había que trabajarla. Quizá a los cien metros, tal vez a…

Leer más
Compartir

Cuento de la vida profunda

¡Condenados a pasar la vida juntos! Más allá del pueblo, más allá del río, más allá del bosque, se levanta la ennegrecida prisión donde sorben, como una bebida amarga, los días y las noches. De rostros semejantes, casi idénticos, sólo los distingue el constante fulgor de los ojos. En el uno, claros y tranquilos; en…

Leer más
Compartir

Parábola del brazalete

Ayer me llamó una señora, en la mañana, para decirme que vendría a las tres de tarde a visitarme. Y exactamente a las tres llegó. Entró rápida, un poco nerviosa, apenas sí se le veía la cara. Una cara juvenil y bella. Al entrar, me dijo que cerrara la puerta, y cuando estuvimos solo, se…

Leer más
Compartir

Una dosis de amor

Es una historia que había publicado, pero que nuevamente la viví y se me hace necesario expresarla a los que creen en el amor verdadero. El semáforo aun se mantenía en rojo. La tarde estaba tranquila y el aire frío se adentraba por las ventanillas del bus, trayendo consigo el olor de la lluvia. El…

Leer más
Compartir

La droga del amor

Una señora estaba enferma. Aparentemente, no revelaba nada. Pero ella sentía que su enfermedad era mortal. Ella, en la plenitud de su vida, pensaba con horror en la muerte. En lo que significaba estar sola en una tumba, lejos de los hijos y lejos de la luz. Imaginaba todo aquello horrendo que precede el morir.…

Leer más
Compartir

Un niño pobre y un niño rico

Dos niños, uno pobre y otro rico, se encontraron, en vísperas de Navidad, ante los escaparates, atiborrados de juguetes, de un almacén. El niño pobre miraba los juguetes con sus ojos grandes y tristes… Ninguno de esos juguetes eran para él. El niño rico iba con su mamá, escogiendo juguetes y juguetes; después montaron en…

Leer más
Compartir

Yo soy un miserable

Este señor vive solo en su casa. Es una casa un poco triste, un jardín descuidado, unos salones silenciosos, unos retratos antiguos. Este señor pasa su tiempo leyendo. Su única distracción es ir diariamente a la bolsa a ver el movimiento de sus negocios y escuchar presagios. Este señor vive prácticamente solo, con sus libros,…

Leer más
Compartir

Promesa a media noche

El lindo y antiguo reloj del corredor ha señalado las doce y media de la noche. En la lujosa alcoba, de finísimos muebles, doña Margot aguarda a su marido… Recostada contra la cabecera de la cama, pasa las horas rezando y llorando. Cuando oye un carro, apaga la luz, creyendo que es su esposo que…

Leer más
Compartir

Historia de taxi

Eran las diez de la noche y la noche fría se adentraba por mis sentidos. No puedo negar que desde hace mucho tiempo uso Uber por su comodidad y costos, pero esta vez decidí tomar un taxi y con una seña solicite el servicio. Negociamos la carrera por lo que el conductor llevó primero a…

Leer más
Compartir
12