Amor

Abrazar y no juzgar

En estos tiempos las críticas son más fuertes, nadie se salva de juzgar y ser juzgado y esto se presenta en todos los círculos en los que se mueven las personas, familia, amigos, trabajo, y lo más común las redes sociales, las cuales hoy en día son los espacios más utilizados para juzgar aquel que…

Leer más
Compartir

Mañita

No tengo en mi mente alguna imagen donde pudiera ver a esta mujer por primera vez. Sin embargo, me ha acompañado desde que soy un niño. Me enseñó a rezar por las noches, a leer, a escoger la mejor parte de todo. Fuimos muy cercanos en algún tiempo de nuestras vidas que hasta sus regaños…

Leer más
Compartir

Los ojos de Jesús

He visto los ojos de Jesús. Son mares de bondad y nostalgia, Él nos mira como los otros hombres. En su mirada hay interrogantes y hay una entrega; una entrega infinita, total, definitiva, inconfundible. Uno sabe qué es eso y nada más: entrega, donación de sí mismos, en tal manera que, se siente el deseo…

Leer más
Compartir

¿Por qué camino vas?

Muchas veces quisiera devolverme a cuando era chiquita y creía que había buenos y malos y que siempre los buenos ganaban. A cuando creía que la vida era como en los cuentos de hadas, las brujas caían derrotadas y había príncipes azules que junto a sus princesas eran felices por siempre. Cuando se es niño…

Leer más
Compartir

Pastor

La imagen más difundida entre los cristianos de ese siglo es el crucifijo. Para los cristianos de los primeros tiempos fue la del Buen Pastor. Todavía se conservan más de cien de estas efigies, anteriores al siglo V, y por lo menos tres son del siglo I. Al principio, los cristianos adaptaban para uso sagrado,…

Leer más
Compartir

La moda que no incomoda

En nuestra sociedad hay de moda muchas cosas, entre ellas dejar de comer, limitar lo más posible la comunicación personal, no amar mucho por miedo a ser lastimado, entre otras cosas más. Todas tienen razones válidas para hacerse, pero muchas veces, desde mi punto de vista, tienen un común en su interior y es falta…

Leer más
Compartir

Parábola del brazalete

Ayer me llamó una señora, en la mañana, para decirme que vendría a las tres de tarde a visitarme. Y exactamente a las tres llegó. Entró rápida, un poco nerviosa, apenas sí se le veía la cara. Una cara juvenil y bella. Al entrar, me dijo que cerrara la puerta, y cuando estuvimos solo, se…

Leer más
Compartir