La palabra estrés, es mal usada en muchas ocasiones, puesto que se confunde con mal genio, frustración o tristeza. Lo que si es cierto, es que estos sentimientos pueden ocasionar estrés. En la rutina es mucho lo que se puede hacer para controlarlo, sin embargo es importante conocer antes, cómo se origina el estrés, como se manifiesta para después entrar a entender cómo se debe manejar.

Lo primero que hay que considerar, es que el estrés siempre va a ser una respuesta de nuestro cuerpo a las situaciones que se viven y se entienden como riesgosas para nosotros. Esto, a priori, suena bien y hasta beneficioso para el ser humano, pero en ocasiones el estrés no es funcional, sino todo lo contrario, que lo ocasiona? Vamos a revisarlo a continuación.
Algunas de las causas de la aparición del estrés son:

  1. Enfermedades incapacitantes.
  2. Pérdida del trabajo
  3. Conflictos familiares sin resolver.
  4. No saber enfrentar duelos.
  5. Situación económica precaria.

Según las teorías psicológicas, están son las cinco principales causas de la aparición del estrés, pero cómo darse cuenta de que sufro de estrés o que un familiar lo sufre? Revisemos entonces su manifestación resumida en algunos parámetros:

  1. Problemas físicos: Respiratorios y gastrointestinales.
  2. Problemas para concebir el sueño.
  3. Migrañas frecuentes.
  4. Mal humor sin razón aparente
  5. Negativismo para todo

Sin ser todas las manifestaciones, son algunas de las más importantes y recurrentes. Es indispensable estar pendiente y alerta a la manifestación de estos síntomas, no solo en uno mismo sino en quien nos rodea. Hay acciones que se pueden emprender para trabajar el estrés y poder seguir una vida funcional sin permitir que esto afecte el desarrollo normal de las actividades. A continuación, algunas claves para afrontar el estrés.

  1. Hacer ejercicio, con una rutina establecida.
  2. Generar un grupo de apoyo, tener a quien contarle nuestras preocupaciones.
  3. Consultar la situación que se vive con un psicólogo que oriente acerca del caso.
  4. No perder una buena alimentación.
  5. Regular horarios de sueño y descanso.

La idea es, si se está sufriendo de estrés, poder aplicar estas claves, reducir los niveles de angustia y tener una buena y funcional vida.