Esta enseñanza reflexiona sobre lo que dice el capítulo 6 del evangelio de Mateo, a partir del versículo 9, donde se enseña cómo orar en el nombre de Jesús, partiendo de la reflexión del nombre de Dios, que nos invitan a no jurar su Santo Nombre en vano, porque hablar en su nombre es hablar de la persona misma.