Si alguno vive en fracaso, no es por culpa de Dios, es por su propia culpa, porque Dios nos ha dado a su hijo Jesucristo, para nuestra salvación, ¿Entonces por qué vivimos con heridas, y rencores?… ¡Te invitamos a escuchar este bello vídeo!.