Confieso que la primera vez que escuché decir «El Man está vivo» y que la frase hablaba de Jesús, me pareció una falta de respeto tremenda. ¡Gente atrevida que llamaba a Jesús como si fuera el hijo del vecino, o el fulano de la esquina!

Tuve que caminar muchos años de la mano de la Emisora Minuto de Dios para acercarme a la misericordia y al verdadero amor; para entender que ese amor que es generoso, permanente, que está conmigo y contigo, que te quiere caminando por la senda de la comprensión y la empatía con los demás, también te quiere cuando caes.

Está para ayudarte a levantar así te guste permanecer en el fondo del abismo más negro. Siempre su mano está dispuesta para ti. Si resuelves mirar hacia Él tendrá sus brazos abiertos para recibirte sin un reclamo, sin una crítica. Dispuesto a abrazarte, a limpiar tu ropa y hacer una fiesta porque volviste. No le importa lo sucio que estés o lo bajo que hayas caído, hará una fiesta por tu regreso.

No se duerme, te escucha siempre, no quiere decir que haga lo que quieres, pero te escucha. Te da la fuerza para seguir cuando sientes que ya no puedes más y de una manera incomprensible para nuestra limitación humana, pone luces en tu corazón para que encuentres el camino que debes seguir, o la palabra que hay que decir.

Camina a tu lado en las buenas y en las malas porque es fiel y permanente. Quien es infiel y se aleja eres tú, quien se culpa por lo equivocado que hace eres tú, porque sabes qué hiciste mal. Él le da sentido a tu vida, es un norte y es el camino.

Nos dijo «Ámense como yo los amé» pero no hemos aprendido a amar al otro sin querer cambiarlo y hacerlo a nuestra medida. O no me gusta porque piensa distinto y tiene una manera diferente de encontrarse con Él. Lo cierto es que no hemos podido entender que esa es la fórmula para vivir en paz.

En fin, cuando empecé a entender que en la medida que le abra el corazón, sentiré su accionar en mí; que el amor y la cercanía eran la forma de estar a su lado, que Él tiene cosas más importante que hacer que preocuparse por como lo llamo, asimismo entendí que le puedo decir El Man sin que sea un horror y por cierto, además entendí que está vivo ¡muy vivo!