En el año 2015 empezaron los rumores acerca de la llegada del Papa Francisco a Colombia. En un primer momento fueron respondidos por el Cardenal Rubén Salazar, quien manifestó en esa oportunidad que no habían nada definido para el año 2016, explicando oportunamente que por el año de la misericordia, la agenda del Papa estaba ya comprometida, dejando claro así que la visita no sería inminente, pero a la vez invitó también a que las partes del proceso de negociación que se llevaba a cabo en ese momento: Guerrilla y gobierno, no se levantaran de la mesa de diálogos de paz, dejando entrever que la visita del Papa tendría algún tipo de relación con ese proceso.

El segundo día del mes de abril de 2015 el presidente Juan Manuel Santos escribe un tweet que a letra dice: “Anuncio la visita del Santo Padre @Pontifex_es”, ante tal anuncio el Monseñor Víctor Tamayo, Obispo auxiliar de Barranquilla invita a los fieles a orar para que el sumo pontífice visite su ciudad. Se venía hablando de la visita, pero en éste punto ya era casi una realidad, Monseñor Ettore Balestrero Nuncio apostólico dijo: “Estoy honrado de confirmar que el Papa, por medio de su Secretario de Estado, el Cardenal Pietro Parolin, anunció su interés de visitar Colombia”

El 7 de abril del mismo año las ciudades empiezan a pedir para poder recibir al Papa, pues se le esperaba con prontitud, surgen voces desde el Santuario de Chiquinquirá que dan por hecho que el Papa visitará, como lo hizo el Papa Juan Pablo II en 1986, a la patrona del país. La gente de Buenaventura pedía la visita, por las circunstancias duras que están atravesando y Armero recordando el desastre natural que los golpeó, así como otras regiones solicitan la visita del Sucesor de Pedro, sin embargo pasaba el año 2016 y no se recibían noticias de la esperada visita hasta que: ll lunes 26 de septiembre de 2016 el Papa en una intervención ante los dirigentes Hebreos habla del acuerdo de Paz de Colombia: “Tengo que decir que el presidente Santos está arriesgando todo por la paz, pero hay otros que arriesgan todo por la guerra y los que lo hacen hieren el alma”, entonces agregó: “Iré cuando el acuerdo sea blindado por el plebiscito y por el reconocimiento mundial, yo estaré en Colombia para enseñar de la paz”.

El presidente Santos el primer día de octubre del 2016 durante la instalación del II Congreso Internacional de la Asociación Colombiana del Petróleo anuncia la llegada del Papa, sin embargo, cuando el Sí a los acuerdos de paz pierde en las urnas al día siguiente, se empieza a pensar que el Santo Padre ya no vendrá, se dice mucho al respecto pero no hay nada concreto ni oficial. Hasta que, en la mañana de este 10 de marzo de 2017, la Conferencia Episcopal en voz de Monseñor Ettore Balestrero, anuncia la confirmación de la visita del Papa a Colombia del 6 al 10 de septiembre de este 2017, fechas en las que con gracia de Dios el país será visitado por un Sumo Pontífice, esta vez Jorge Mario Bergoglio, como sucedió varias veces cuando era arzobispo de Buenos Aires y visitaba al Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), pero ahora revestido como el Papa de los pobres, Francisco.