Cuidado con el orgullo

Una de las más grandes barreras que el hombre pone a la acción de Dios es el orgullo; ese creer que somos más inteligentes, más capaces, más valiosos que todos los que tenemos al lado y aún más que somos autosuficientes y no necesitamos a nadie. Aún Dios sale sobrando en nuestra vida porque todo…

Leer más
Compartir

Sin ecología no hay espiritualidad

No falta quien haga interpretaciones “apocalípticas” de todos los desastres naturales que hemos estado viviendo en estos años; desastres dolorosos que cuestionan el sentido de la vida y nos hacen tambalear en nuestras opciones existenciales. Desde mi sencilla compresión académica y espiritual del libro del Apocalipsis, tengo que decir que allí nunca se anuncian tragedias por venir, ni se le quiere comunicar miedo a las personas que lo lean. No se trata de un texto que quiere adivinar que va a pasar en el futuro sino un texto que re-lee la historia y les asegura que pase lo que pase Dios, en el cordero Degollado puesto de Pie, dará la victoria.

Leer más
Compartir

La envidia es un mal sobre la tierra

Dolorosamente la envidia es un mal sobre la tierra. Sí, muchas personas sufren de envidia y hacen daño por esta terrible emoción. La envidia se entiende desde dos situaciones: desde el ser del otro y desde lo que posee el otro. Me explico, algunos envidian el estado del otro, el que el otro sea feliz. Les cuesta aceptar que su hermano, que su amigo sea feliz y envidian ese sentir, haciendo todo lo posible para que esa persona no lo sea. Eso explica porque hay ricos que envidian pobres, y seres “lindos” envidian a seres “feos”.

Leer más
Compartir

Dios es Amor

Quiero dejar claro, que Dios no castiga a nadie, no cobra favores, no nos pone pruebas, no estamos capacitados para soportar un castigo del Todopoderoso, por eso, no reclamemos a Dios las cosas malas que nos pasan, más bien busquemos en Él, la fuerza para afrontar la adversidad, muchas -por no decir todas las- cosas que nos pasan son producto de las decisiones que tomamos, porque es común escuchar a la gente decir: “está deuda que Dios me puso”, como si el Señor comprará a crédito, como si nos hubiera puesto en el corazón la necesidad de comprar algo que no podíamos, de gastar un dinero que no teníamos, como si Dios se hubiese dedicado a manejar mal mi economía...

Leer más
Compartir

Aprendiendo a reclamar

Todos los seres humanos tenemos desencuentros, todos los seres humanos tenemos situaciones en las que no estamos de acuerdo con los otros; también hay cosas que pueden molestarnos de los demás, que pueden irritarnos o hacernos sentir incómodos con ellos. Sé que esa es una situación humana; pero también sé que no siempre la resolvemos de una manera correcta. Pecamos por exceso o por defecto, o porque no enfrentamos los conflictos o porque nos gustan demasiado y vivimos de pelea en pelea sin lograr nada realmente.

Leer más
Compartir

Abiertos a la escucha de nuestros viejos

Por Alberto José Linero Gómez, Eudista

 

Vivimos en una sociedad donde se desprecia a los viejos. Todo el mundo habla del record del más joven, a los que ya tienen más años se les mira con desdén. También es cierto que en esta sociedad no es fácil aprender a escuchar. Todos estamos siempre estimulados a hablar, a expresarnos, a contar lo que sentimos pero muy pocas veces se nos estimula para callarnos y escuchar atentamente.

 

Por eso, si hay algunos a los que cuesta escuchar más es a los viejos, ya que son los que menos cuentan en nuestra manera de vivir socialmente. 

Leer más
Compartir

La vida es mi decisión

Por: Alberto José Linero G, Eudista

 

Somos alfareros de nuestros triunfos y nuestras desgracias. Somos protagonistas y guionistas de la película que es nuestra vida. Y sé que puede sonar a un lugar común decir esto. Pero también sé que cada vez es menos claro en la cotidianidad, en la que uno encuentra gente entregándole su día a los astros, o peor todavía a lo que algún imaginativo escritor que repite frases y esgrime destinos en las páginas de los diarios, gente que busca incesantemente que alguien asuma sus vidas y les diga qué y cuándo hacer las cosas, ávidos de ser gobernados para no tener que asumir la libertad, necesitados de una mano distinta de la suya que tome las riendas de los que podría ser una vida.

Leer más
Compartir

Trata bien a los otros

Por Alberto José Linero G. Eudista

 

Uno de los problemas más frecuentes que me encuentro en las parejas de hoy en día, es el del maltrato verbal en ellas. Y esto no es cuestión de género, porque tanto hombre como mujeres caen en este error. Si tú quieres salvar tu relación, entonces evitarás pronunciar y, sobre todo, dirigirle a  tu pareja cualquier palabra   hiriente u ofensiva, es decir,   desterrará el maltrato verbal de tu relación.   

Leer más
Compartir

Perdonar y Orar por los enemigos

Merezcámoslo o no siempre tenemos personas que buscan hacernos daño y que nos lo causan con sus palabras y comportamientos. ¿Qué hacer frente a esa situación? Normalmente uno tiene ganas de desquitarse y de pagar con la misma moneda a todos aquellos que lo han maltratado a uno. Sin embargo este método lo único que ocasiona son más problemas y nos envenena el alma, por eso no es el camino recomendado para un creyente o alguien que quiere tener paz en su corazón.

Ahora es claro que no vamos a dejar que la gente pisotee nuestra dignidad pero también está claro que devolver mal por mal. Con dignidad y asertividad somos capaces de responderles a los demás sin dejar que su lógica destructiva nos impulse. Los cristianos no tratamos de dañar a nadie. Sabemos que los demás no nos puede convertir a su malevol lógica de dolor y de venganza.

Leer más
Compartir

NO A LA NUEVA IDOLATRÍA DEL DINERO

Padre Alberto Linero, Eudista.

Todos tenemos necesidad de dinero. En una sociedad en la que todo vale, el dinero se hace muy importante. Pero tenemos que tener presente que el dinero no puede ser nuestro dios. Por eso el Papa Francisco nos habla de: “No a la nueva idolatría del dinero”.

Está claro que tener mucho dinero no necesariamente se traduce en mayor felicidad, porque para quienes no saben manejarlo el dinero termina manejándolos a ellos. No podemos dejar que el deseo de tener dinero sea el que guíe nuestro comportamiento y determine la forma de entender la vida. Una persona, aunque tenga mucha plata no puede comprar la felicidad, esta depende de otros factores humanos que no se encuentran en un supermercado. 

Leer más
Compartir