A través de un telegrama enviado al Arzobispo de Barcelona, cardenal Juan José Omella y Omella, El Santo padre envió un sentido pésame ante el “cruel atentado terrorista” que dejó tantas víctimas en una “acción tan inhumana.

Asegura el Papa Francisco que en estos momentos tan tristes, los acompaña espiritualmente a todo el pueblo Catalán y Español. El Sumo Pontífice condena estos actos violentos y manifiesta que son una ofensa gravísima a la creación de Dios y eleva una oración para que Dios ayude a todos los fieles a seguir trabajando por la paz y la concordia en el mundo.

Finaliza el telegrama con una invocación sobre todos las víctimas, sus familiares y el pueblo español, con la bendición apostólica.