Muchas veces recibo mensajes de personas que están sufriendo porque su pareja les terminó la relación o simplemente los echo de su lado. Son personas que están sufriendo y que me piden les ayude a entender la situación que viven. Otras me piden la fórmula mágica para dejar de amar a esa persona que les ha causado tanto daño y que parece no las ama..

Muchas veces recibo mensajes de personas que están sufriendo porque su pareja les terminó la relación o simplemente los echo de su lado. Son personas que están sufriendo y que me piden les ayude a entender la situación que viven. Otras me piden la fórmula mágica para dejar de amar a esa persona que les ha causado tanto daño y que parece no las ama. No tengo fórmulas mágicas pero si creo necesario que reflexionemos sobre este tema para tratar de encontrar respuestas que ayuden a personas que pasan por este trance o para que nos dé herramientas para cuando nosotros pasemos por allí. Creo que lo fundamental es desenamorarse. Creo que se trata de eso, ya que no podemos obligar a nadie a que nos ame. No podemos exigirle a una persona que nos vuelva a amar o que lo haga con la misma intensidad con la que nosotros los estamos haciendo. Mucho menos está bien que mendiguemos amor, y que de rodillas le pidamos que por favor nos dé algo de cariño, ya que esto iría en contra de nuestra dignidad y nos garantizaría una relación poco satisfactoria y deprimente, en caso de gracias a nuestros ruegos nos volviera a aceptar.
 

¿Cómo desenamorarse?

 
1. Creo que lo primero es tratar de pensar. Cuando te han dicho que no más, lo importante no es sentir sino pensar. Es decir, tratar de entender y comprender que es lo que está pasando, cuáles son las razones que la otra persona tiene para decir que todo terminó. No puedes pretender manejar la vida sólo con emociones. Éstas son fundamentales pero tienen que ceder el paso a los pensamientos. Hay que razonar mucho en estos momentos.
 
2. Revisar todo lo malo que esa relación nos ha traído. Así como las buenas sensaciones nos enamoran las malas tienen que desenamorarnos. Recuerda todo el sufrimiento, el dolor y los momentos duros que pasaste gracias a esa persona que te dañó.
 
3. Mira sus defectos. Centra tu mirada en todas las equivocaciones que esa persona tiene. En su manera equivocada de vivir y de actuar. Revisa como sus defectos te dañaron y te hicieron infeliz.
 
4. Toma distancia real con esa persona, es muy difícil desenamorarse si esa persona está todos los días en tu vida diaria y tiene que ver con tus acciones. Creo que es importante poner distancia entre ella y tú.
 
5. Pensar en ti y en todo lo que eres y vales te va a ayudar. Te invito a autoelogiarte, autorecompensarte, a consentirte. A no tener miedo de ser una persona que descubre lo valiosa e importante que es.
 
6. Una buena experiencia espiritual te ayuda. Una experiencia trascendente que te ha construir sentido más allá de los emocionalismos y de los miedos que tengas en el corazón. Estoy seguro que en la medida que vas viviendo experiencias más dirigidas por tu razón y no sólo por las emociones podrás ir liberándote del pesado lastre que esa relación dejo en Ti. Ahora, hay que recordar que todo nos aporta y nos hace crecer, no tienes porque maldecir, ni renegar de esa relación; ya la tuviste, aprendiste de ella y ahora das gracias y sigues hacia delante. No tengas miedo de todo lo que va sucediendo en la vida, Dios siempre la guía.
 
Ahora es importante que sepas que tienes que ser feliz y que para eso se te ha dado la vida. Estaré orando por ti y espero que puedas ser una persona vencedora.
 
P. Alberto Linero Gómez, eudista.