Si ves a tu alrededor, la inspiración se da en principio por el amor, e incluso la gran mayoría de personas han pasado por esta experiencia que los hizo sentir bien. Pero también es evidente que el experimentar la desagradable sensación del desamor, puede hacer que no quieren saber nada más – del amor-. Y es este punto el que quiero resaltar, ¿cuántas canciones sobre el desamor hay? Películas, poemas, infinidad de cosas. Pero realmente la mayor inspiración debería ser la que nos mueve al amor.

La inspiración se da por ello, por las malas experiencias, los corazones rotos, los sueños destruidos, es sorprendente ver cuántas cosas hay sobre ello. Un poeta dijo: ‘Cuando me siento bien y tranquilo no escribo, pero cuando me siento triste o me han rato algo por dentro me inspiro y fluyen las palabras’. Esto no quiere decir que solo nos inspiramos por lo malo, solo resalto que es más fácil.

Ahora quiero compartir que: Dios, nunca se inspiró por un desamor, es más se inspiró en la base del amor. Primero porque envió a su Hijo para dar la vida por ti, además tú eres una creación fruto de su amor, es impresionante ver cómo Dios se inspira con todo, lo que se ve simple tiene un propósito de ser. Si echas un vistazo a tu alrededor verás la enorme creación que ha hecho, o si vas de paseo cuantos paisajes te deslumbran, y si estas frente a un espejo, mírate y verás que eres una gran creación de parte de Él.

No sé cuál es tu inspiración, si es: Una canción, un poema, un escrito, pero te animo para que esa inspiración tenga un propósito y un fin, y sobre todo que el Dios de la vida esté presente, pues Él es quien te guía y te muestra aquel camino a seguir, por ello, debes tener cuidado y hacerte unas preguntas, ¿Cuál es mi inspiración? ¿Por qué quiero hacerlo? ¿Cuál es su fin? La idea es que estés enfocado y siempre pidas la gracia de Dios.