Jader nos invita a acercarnos a la Palabra de Dios y al Espíritu Santo, para que nos permitan edificar nuestro diario vivir y nuestra vida cotidiana.