Hoy en día, casi todas las personas vivimos de afán: Entre trancones, reuniones y actividades varias, parece no alcanzar el tiempo. Ahí aparece la ansiedad, sea aquí en Colombia o en España. Se puede decir que la experimentamos cuando enfrentamos situaciones en las cuales no nos sentimos seguros, por ejemplo ante los resultados de un examen o ante la duda si llegamos a tiempo a una reunión o no.

De manera cotidiana, podemos entender la ansiedad como el estado de angustia, intranquilidad o miedo, en el que la mayoría de veces las causas no son conscientes para quien las experimenta y que se manifiesta en síntomas como la alteración del ritmo cardiaco y respiratorio: Sudoración, rigidez muscular, sensación de inestabilidad y mareos. A continuación, revisaremos 4 claves para manejar la ansiedad en sus diferentes formas:

  1. Pensar en el presente: La ansiedad puede manejarse si intentamos reducir el apego a los recuerdos del pasado y a las anticipaciones del futuro. Esto obedece a desprendernos de una gran carga emocional y preocupaciones innecesarias, esto es, vivir conscientes de la realidad tal como es.
  2. Cuerpo sano mente sana: Este no es un tips de nutrición y belleza, sin embargo ayuda en el manejo de la ansiedad la alimentación balanceada, dormir lo necesario, mantenerse hidratado y hacer ejercicio de forma regular ya que favorece el bienestar físico.
  3. Tienes derecho a sentirte mal: No siempre puedes sentirte bien, existen emociones que no resultan agradables al experimentarlas pero que forman parte de nuestra condición de seres humanos, esto es, hay que vivir cada emoción como es, llorando cuando hay que llorar y riendo cuando hay que reír.
  4. Cambia tu lenguaje hacia ti mismo: Normalmente estamos acostumbrados a renegar de nosotros mismos, decirnos cosas descalificadoras y negativas. Para manejar la ansiedad, hay que cambiar ese diálogo interno negativo, hacia frases que te den ánimo y te alienten a seguir adelante en tus tareas.

La ansiedad se ha convertido en una acompañante del día a día de la mayoría de las personas, no manejarla repercute directamente en la salud física y emocional, es ahí donde las 4 anteriores claves cobran sentido y pertinencia para usarlas en la cotidianidad.