Siempre hablamos de la importancia de la Navidad en familia, de cenar todos juntos, de despertar y abrir los presentes con los niños, pero nos olvidamos de otra fecha importante para celebrar todos juntos que es la víspera de Año Nuevo.

Brindemos con nuestros hijos por la llegada de un año más. Hagamos que los niños vean que todo tiene un principio y un fin, y que depende de nosotros mismos disfrutar del tiempo y convertirlo en una etapa satisfactoria para nosotros y nuestros seres queridos.

De una forma o de otra, todos nos preparamos para dar la bienvenida al nuevo año. Evaluamos el año que acaba; renovamos nuestras ilusiones y nos ponemos manos a la obra para que el nuevo año sea aún mejor.

 

Los niños son sencillos, y cuanto más sencillo sea su aprendizaje, mejor. Para que la Nochevieja sea tan atractiva y tan mágica para su hijo, no espere que los punteros del reloj marquen la media noche porque si son muy pequeños, acabarán dormidos. Lo ideal es que ponga en marcha algunas prácticas para que los pequeños vean el nuevo año como una gran oportunidad para determinar propósitos, realizar algún cambio o dar alas a sus ilusiones. Puede hacer que su hijo se llene de esperanzas, frente al nuevo año que se acerca, siguiendo algunas ideas:

1- Haga un brindis con sus hijos, aunque sea con un vaso de leche, un zumo de frutas o con un champán especial tanto para ellos como para las mujeres embarazadas.

2- Haga un listado de los propósitos suyos y que su hijo haga los suyos para el año nuevo, es decir, qué es lo que espera él aprender. Por ejemplo: 'En el año nuevo quiero aprender a bañarme, a vestirme o a ponerme los zapatos, solito', 'En el año nuevo quiero hacer un deporte', o 'En el año nuevo quiero aprender a pintar, a bailar o andar en bicicleta'. Escribir cada deseo en un papelito, cerrarlo y luego hacer un sorteo para conocer qué es lo que va a hacer realidad primero.

3- Hay familias que siguen una costumbre de pasar la nochevieja con una prenda de vestir nueva, si posible de color rojo o blanco. Puede ser un calcetín, una camisa, un calzoncillos o cualquier prenda, que sea nueva. Es hacer la diferencia entre uno y otro año.

4- El día último del año, invite a su hijo a la cocina y prepare con él un bizcocho de bienvenida al año nuevo. Hagan un bizcocho normal y luego lo decoran con los números del año nuevo, hechos con fideos de colores o de chocolate, de lacitos, de bolitas doradas o plateadas, de estrellitas azucaradas, etc. También pueden preparar divertidos canapés con pan de molde, con jamón y queso recortados con los números del año nuevo. En fin que juntos escojan lo que quieren comer esa noche.

 

5- Antes de se termine el año, no se olvide de enseñar a su hijo cuáles son sus bendiciones y a dar gracias por ellas,  por todo lo bueno que  ha pasado en el año que se acaba. Agradezcan, por ejemplo, por el nacimiento de un hermanito, por las buenas notas escolares, por los amigos, por algún viaje que habéis hecho, y por lo que creáis conveniente. Lo importante es que los niños den la bienvenida al año nuevo como se merece.

Encuesta de la semana

¿ERES ORDENAD@ EN TU CASA?
  • Votos: (0%)
  • Votos: (0%)
Votos Totales:
Primer Voto:
Ultimo Voto:
  • 1
  • 2
  • 3

.: Publicidad :.

Emisora Minuto de Dios Barranquilla -1370 A.M.
Carrera 52 No. 61 - 142 - Teléfono: (57+5) 3444582
Barranquilla, Colombia

Emisora Minuto de Dios Cartagena -89.5 F.M
Calle 29 D No. 21 A - 01 - Teléfono: (57+5) 6567783
Cartagena - Colombia