Todos sabemos que la niñez es la etapa del juego y que este constituye incluso un derecho, según declara el artículo 31 de la Convención Sobre los Derechos del Niño. Pero no siempre somos realmente conscientes de la importancia que tiene el juego durante el desarrollo de la infancia.

El juego y la creatividad no son simplemente un pasatiempo, sino parte constitutiva de la evolución saludable de la niñez. El juego fomenta el desarrollo físico, mental y social; ayuda a los niños a expresarse y enfrentar sentimientos, a desarrollar un estilo y perspectiva individuales. Jugar y crear son crecimiento más conocimiento y no pueden estar ausentes en la vida educativa de la infancia.

Sin embargo, la vorágine de la vida adulta nos lleva, muchas veces, a subestimar la importancia de generar y compartir con nuestros hijos espacios lúdicos. Desde todos los frentes (padres, profesores, psicopedagogos) se escuchan historias sobre chicos que no juegan. Algunos parecerían no tener la capacidad de hacerlo, otros lo intentan, pero las apretadas agendas extraescolares no dejan tiempo suficiente para desarrollar juegos.

Sumado a esto, aparece la tecnología que deslumbra a los niños a través de sus pantallas: video juegos, televisión, celulares, tablets, PCs. El niño que pasa horas sentado frente a un monitor de computadora o pantalla de TV absorbe historias y fantasías de otras personas pero no puede exteriorizar las propias.Resultado: chicos que cada vez juegan menos.

 

¿Por qué es fundamental preservar el juego?

Para comprender la importancia del juego necesitamos entender primero su naturaleza. El juego creativo es como un volcán que vive en el interior del niño. Está siempre allí, presente y latente, esperando su oportunidad para explotar y fluir.

El juego es una parte natural de la formación de todo niño sano. Resulta tan fundamental en la formación de los chicos que, frecuentemente, se hace difícil separarlo del aprendizaje. Ya sea que estén trabajando sobre nuevas aptitudes físicas, relaciones sociales o contenidos cognitivos, los niños siempre afrontan la vida como si se tratara de un juego.

Maria Branda desarrolla la temática en su libro “Comunicación y Creatividad”argumentando que la creatividad y el juego son formas de conocer, conceptualizar y aprender. Forman parte de la educación cuando se las valoriza, integrándolas como parte del trayecto que el niño recorre en su socialización y aprendizaje.

La habilidad de ser creativo ayuda a consolidar la salud emocional de los chicos porque les ofrece herramientas para expresar y enfrentar sus sentimientos. Fomenta también el crecimiento mental, ya que provee oportunidades para ensayar ideas nuevas y probar otras formas de pensar y solucionar problemas.

Como afirmaba Piaget, es necesario considerar el rol formativo del juego y el papel de la creatividad en la vida del hombre, y particularmente en la infancia, como un momento decisivo para el futuro del individuo. Cuando el niño juega, dibuja, crea o baila, no sólo disfruta y se divierte, sino que a la vez conceptualiza, conoce, produce, crece y socializa.

Cuando los niños juegan felizmente en casa o en el jardín de infantes fluye bienestar. Ello debería ser razón suficiente para fomentar y proteger el juego. Además, investigaciones realizadas sobre la temática señalan un importante número de logros unidos a la habilidad del niño para dedicarse al juego saludable y creativo.

Sara Smilansky, investigadora israelí, se dedicó a estudiar niños jugando a través de la imitación y la representación de roles. Ella resume sus conclusiones en la siguiente frase: “Los resultados señalan el juego dramático y socio-dramático como un mecanismo sólido para el desarrollo de las habilidades cognitivas y socioemocionales”.

Algunos de los beneficios encontrados -directamente relacionados con la habilidad de un niño para participar en juegos dramáticos y socio-dramáticos- son:

/* Mejor verbalización/* Vocabulario más rico /* Mayor comprensión del lenguaje

/* Mejores estrategias para resolver problemas/* Mayor curiosidad

/* Mayor habilidad para ponerse en la situación de otro

/* Mayor competencia intelectual

/* Beneficios en las relaciones socioemocionales

/* Reducción de la agresividad

/* Mayor empatía

/* Mayor control de los impulsos 

/* Mejor predicción de los deseos y preferencias de otros

/* Mejor adaptación emocional y social

/* Mayor innovación

/* Mayor imaginación

/* Mayor tiempo de atención

¿Cómo podemos ayudar los adultos?

La creatividad es la forma más libre de expresión propia y, para los niños, el proceso creativo es más importante que el producto terminado. No hay nada más satisfactorio para ellos que poder expresarse libre y completamente. Todo lo que los niños necesitan para ser verdaderamente creativos es la libertad de convertir en algo propio la actividad en la que están trabajando.

A fin de incentivar este proceso es fundamental motivarlos a tomar sus propias decisiones, darles tiempo y oportunidades para experimentar y explorar. Lo verdaderamente importante de este “viaje” es aquello que los chicos descubren sobre sí mismos mientras lo transitan.

Expertos del área mencionan numerosas recomendaciones para que nosotros -padres, maestros y adultos en general- facilitemos el momento lúdico de nuestros chicos y lo volvamos verdaderamente enriquecedor:

/* Demostrar apoyo y ofrecer colaboración durante el juego.

/* Apreciar y elogiar los esfuerzos.

/* Dejar que el niño explique su creación en vez de adivinar qué hizo.

/* No juzgar, evaluar o comparar las expresiones creativas que nos comparten.

/* Evitar dominar los juegos; estos deben ser resultado de sus ideas y no dirigidos por el adulto.

Encuesta de la semana

¿SUELES HABLAR A TUS HIJOS SOBRE EL BIEN Y DEL MAL?
  • Votos: (0%)
  • Votos: (0%)
Votos Totales:
Primer Voto:
Ultimo Voto:
  • 1
  • 2

.: Publicidad :.

Emisora Minuto de Dios Barranquilla -1370 A.M.
Carrera 52 No. 61 - 142 - Teléfono: (57+5) 3444582
Barranquilla, Colombia

Emisora Minuto de Dios Cartagena -89.5 F.M
Calle 29 D No. 21 A - 01 - Teléfono: (57+5) 6567783
Cartagena - Colombia