Padre Alberto Linero, Eudista.

Todos tenemos necesidad de dinero. En una sociedad en la que todo vale, el dinero se hace muy importante. Pero tenemos que tener presente que el dinero no puede ser nuestro dios. Por eso el Papa Francisco nos habla de: “No a la nueva idolatría del dinero”.

Está claro que tener mucho dinero no necesariamente se traduce en mayor felicidad, porque para quienes no saben manejarlo el dinero termina manejándolos a ellos. No podemos dejar que el deseo de tener dinero sea el que guíe nuestro comportamiento y determine la forma de entender la vida. Una persona, aunque tenga mucha plata no puede comprar la felicidad, esta depende de otros factores humanos que no se encuentran en un supermercado.

Nadie desprecia el dinero pero no podemos dejar que esto se vuelva lo más importante de la vida. Muchas personas viven para tener dinero y poder usar el dinero. Es como si el sentido de su existencia estuviera en el vil metal. Es como si la antigua idolatría del becerro de oro (Éxodo 32,1-35) se hubiera renovado en nuestros corazones. Hay valores que son fundamentales y más importantes que el dinero. Es más, el dinero por sí sólo no le da felicidad a nadie. Tener dinero con una gran enfermedad, que no se puede curar no tiene sentido. Tener dinero sin los seres que amas te genera una soledad muy grande y destructora.

Hay que aprender a valorar qué es lo más importante en la vida, qué es aquello que le da sentido a nuestra historia, eso es lo fundamental y lo demás es relativo. Por eso el Papa insiste: “No a un dinero que gobierna en lugar de servir. Es un recurso para la realización de los proyectos, no es el proyecto en sí mismo”. Por eso hay que generar libertad frente al dinero, tienes que aprender a ser generoso y a vivir desde valores más fundamentales en tu vida.

Me hubiera gustado que el evangelio de Marcos 10, 17-22, nos contara lo que pasó con aquel hombre rico que se acercó a Jesús, para preguntarle qué debía hacer para alcanzar la vida eterna, esto es, la plenitud de la existencia. Y que se fue triste porque Jesús le propuso que vendiera todo lo que tuviera y se lo diera a los pobres. Estoy seguro que este hombre, que era muy rico, nunca pudo ser feliz, porque no gozaba de libertad ante lo que tenía, su seguridad estaba en sus posesiones y tal vez pensó que si las perdía, también perdería su vida.

Te invito a la libertad, a no dejar que tu vida esté anclada en esas expresiones de valor material que la sociedad te impone. No dejes que las marcas de la ropa, de los objetos que usa, sean más importantes que las personas que están a tu lado. No olvides que nadie puede servir a dos señores. Tienes que escoger a tu Dios como el Señor de tu vida y desde Él vivir todas las demás experiencias de la historia. Confía en el amor de Dios que todos los días está a tu lado y que no te va a abandonar.

Encuesta de la semana

¿TIENES UNA FAMILIA FELIZ?
  • Votos: (0%)
  • Votos: (0%)
Votos Totales:
Primer Voto:
Ultimo Voto:
  • 1
  • 2

.: Publicidad :.

Emisora Minuto de Dios Barranquilla -1370 A.M.
Carrera 52 No. 61 - 142 - Teléfono: (57+5) 3444582
Barranquilla, Colombia

Emisora Minuto de Dios Cartagena -89.5 F.M
Calle 29 D No. 21 A - 01 - Teléfono: (57+5) 6567783
Cartagena - Colombia