A propósito del Encuentro Iberoamericano de teología para conocer las virtualidades de la teología del pueblo del Papa Francisco y del Encuentro de la Pontificia Universidad Javeriana y el Boston College con motivo de los 50 años de la segunda Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Medellín, el Cardenal venezolano y arzobispo del estado Mérida en Venezuela, Monseñor Baltazar Porras visitó el Minuto de Dios y fue homenajeado en los espacios de la sede principal de Uniminuto con la presencia del Superior de la Provincia y algunos representantes del clero, seminaristas y asociados eudistas.

Monseñor Porras recordó gratos momentos como ex alumno eudista en Venezuela y aplaudió el hecho de haberse incorporado recientemente como asociado eudista a la Congregación de Jesús y María.

“Siempre es grato visitar el Minuto de Dios, pues es una proyección de como la fe se hace servicio, promoción y atención a los más pobres y excluidos”, manifestó el prelado al tiempo que comentó que tuvo oportunidad de compartir con el Padre Diego Jaramillo e intercambiar anécdotas en torno al Padre García Herreros, a quien ambos conocieron.

Reiteró su apoyo a la causa de beatificación de García Herreros la cual se une a la de Monseñor Miguel Antonio Salas, el primer eudista venezolano y antiguo arzobispo de Mérida, pues el hecho de que estos dos insignes personajes sean elevados a los altares vendría a enfatizar aún más el carisma de San Juan Eudes siendo por consiguiente un motivo de ejemplo y testimonio para las próximas generaciones.

El también arzobispo de Mérida se refirió a la situación que vive Venezuela y agradeció la acogida de tantas instancias de iglesia en todo el continente y especialmente en Colombia para con los venezolanos, pues han sido ejemplo de acogida fraterna, haciendo que la oración solidaria se haga cercana y fraterna.

También le consultamos en torno a la labor de evangelización en los medios, que desarrolla el Centro Carismático Minuto de Dios a lo que dijo: “la tecnología tiene que servirnos para todo lo bueno. A través de los medios se brinda una bocanada de aire fresco por medio del Evangelio y de los testimonios de las pequeñas cosas que se hacen en la vida diaria.”

Monseñor Baltazar Porras aprovechó de reunirse con un sacerdote eudista venezolano que hace vida en el Minuto de Dios, una pareja de asociados venezolanos y un seminarista que también desarrollan labores en las obras de esta organización.