En la fiesta del Cuerpo de Cristo, nos hace muy bien recordar el poder de la oración delante del Santísimo. Dios nos bendice con su presencia eucarística.