Barranquilla, 07 de abril de 2018.

Te saludo esperando que todo en tu vida sea de bendición. Te sorprenderás porque creerás que no es así. En estos momentos estas pasando por situaciones difíciles que han logrado que derramarás tus lágrimas. No tienes fuerzas, estas cansado de que las cosas no resulten cómo quisieras y piensas que Dios está lejano en el cielo, que no ha escuchado tus oraciones ni tus clamores. Te entiendo, hace parte de la naturaleza humana sentirnos solos cuando todo es silencio y que todo está en contra de nuestra felicidad.

Escucharás palabras que te doblegaran, los rumores querrán hacerte caer hasta verte sin fuerzas, tus enemigos no les gustara que estés en la cima y es por eso que piensas darte por vencido. Impostas una sonrisa pero en tu mente se libra una batalla porque has renunciado a ti mismo. Deja de aferrarte a esas palabras porque lo que verdaderamente importa es lo que tú pienses de ti. No son los movimientos de los astros ni las galaxias las que deciden tu vida. Son tus decisiones, tus pasiones.

La vida pudo derrotarte, pero no es el fin de todo. Mira a tu alrededor puedes respirar, reír y disfrutar el milagro de la naturaleza…Tienes un propósito grande en la vida, no solo viniste a ocupar un lugar en el mundo sino de hacer del mundo un lugar mejor.

No dejes que los momentos duros borren la sonrisa de tu rostro, al contrario, sonrieles dejando claro que tu Dios está contigo.

¡No te rindas, Dios está contigo!
El sueño de Dios es verte sonreír

Ánimo, sigue orando que Dios va obrando.