1 de enero, 2018

Parábola del brazalete

Ayer me llamó una señora, en la mañana, para decirme que vendría a las tres de tarde a visitarme. Y exactamente a las tres llegó. Entró rápida, un poco nerviosa, apenas sí se le veía la cara. Una cara juvenil y bella. Al entrar, me dijo que cerrara la puerta, y cuando estuvimos solo, se…

Leer más
Compartir