8 de octubre, 2017

La piedra de la solución

Este señor de quien yo os quiero hablar es un hombre afortunado… Ha viajado mucho, tiene dos hijas muy bien casadas, es culto y refinado. Todos los sábados baja a su finca de tierra caliente; allí habla, como un patriarca, con sus mayordomos y lee algunas revistas. Todavía no le ha dado un infarto, pero…

Leer más
Compartir