14 de enero, 2017

III El Espíritu Santo, intérprete de la Escritura

109 En la sagrada Escritura, Dios habla al hombre a la manera de los hombres. Por tanto, para interpretar bien la Escritura, es preciso estar atento a lo que los autores humanos quisieron verdaderamente afirmar y a lo que Dios quiso manifestarnos mediante sus palabras (cf. DV 12,1).

110 Para descubrir la intención de los autores sagrados es preciso tener en cuenta las condiciones de su tiempo y de su cultura, los «géneros literarios» usados en aquella época, las maneras de sentir, de hablar y de narrar en aquel tiempo. «Pues la verdad se presenta y se enuncia de modo diverso en obras de diversa índole histórica, en libros proféticos o poéticos, o en otros géneros literarios» (DV 12,2).

Leer más
Compartir

Permita que el niño se equivoque y háble no lo regañe

Dejar a los niños equivocarse, no sobreprotegerles, darles responsabilidades acordes a su edad y castigarles de vez en cuando les ayuda a enfrentarse a la vida, según ha asegurado la psiquiatra infantil del Servicio de Psiquiatría y Psicología Clínica del Hospital Universitario HM Puerta del Sur, Lilia Marinas.

Y es que, tal y como ha alertado la doctora, desde hace unos años se está viendo una tendencia de los padres a sobreproteger a los hijos, impidiendo su autonomía, ya que interpretan que la mejor forma de cuidar a sus hijos es evitarles riesgos y dificultades, pero no se dan cuenta de que así limitan sus posibilidades de desarrollo.

«Los padres se preocupan por el futuro de sus hijos desde edades muy tempranas, fomentando la competitividad y una percepción del mundo laboral inseguro. Al final, con el deseo de darles lo mejor, acaban protegiéndoles de la vida en vez de prepararles para enfrentarse a ella», ha explicado.

Leer más
Compartir

Abiertos a la escucha de nuestros viejos

Por Alberto José Linero Gómez, Eudista

 

Vivimos en una sociedad donde se desprecia a los viejos. Todo el mundo habla del record del más joven, a los que ya tienen más años se les mira con desdén. También es cierto que en esta sociedad no es fácil aprender a escuchar. Todos estamos siempre estimulados a hablar, a expresarnos, a contar lo que sentimos pero muy pocas veces se nos estimula para callarnos y escuchar atentamente.

 

Por eso, si hay algunos a los que cuesta escuchar más es a los viejos, ya que son los que menos cuentan en nuestra manera de vivir socialmente. 

Leer más
Compartir